En la biblioteca pública he encontrado el folleto que pongo a continuación.
   Es un folleto divulgativo sobre quién puede ser, en Navarra, benficiario del mecenazgo públicamente promovido, según la reciente ley sobre ese particular del tenocrático y muy católico gobierno de Barcina.
   El Opus Dei tiene fácil recaudar fondos para su recién inaugurado museo: cumple no ya casi cualquiera de las posibilidades para que quienes busquen desgravar como mecenas inviertan en él, sino casi todas ellas (excepción hecha de la de no tener ánimo de lucro, puesto que lo que caracteriza al Opus es ir hacia Dios por el lucro), y cumple muy sobradamente tanto la tercera posibilidad como la cuarta: pertenecer a la Iglesia católica o ser una universidad establecida en Navarra. Así no se las ponían ni a Fernado VII.