Viento del Roncal hacia 1964:

 

Ni el periodismo ni el floclorismo había caído hasta estas cotas: