Abbas Kiarostami, cuyo último paradero conocido era París, se fue ayer con el viento. Sit tibi terra levis.

Amor al arte: