En pleno siglo XXI conjugamos con toda naturalidad la  insurgencia guerrera del catolicimo que llevaba al Generalísimo bajo palio con la moderna y dinámica tecnocracia opusdeísta, sin hacerle ascos a los dineros que allanan los infinitos e inexcrutables caminos del Señor.