Bataille

Inicio/Etiqueta: Bataille

De A. Arteta a J. Vigo, pasando por G. Bataille

2018-07-27T16:36:50+02:00

Aurelio Arteta, Los descargadores y El puente de Burceña (óleos sobre lienzo, años 20).   Chimenea de fábrica, por George Bataille (1929) Si tengo en cuenta mis recuerdos personales, pareciera que desde la aparición de las diversas cosas del mundo, en el curso de la primera infancia, las formas arquitectónicas terroríficas para nuestra generación eran mucho menos las iglesias, incluso las más monstruosas, que ciertas grandes chimeneas de fábrica, verdaderas cañerías de comunicación entre el cielo siniestramente sucio y la hedionda tierra barrosa de los barrios de hilanderías y tintorerías.     Hoy, mientras esteras muy miserables, en busca de ubicación para su admiración clorótica, inventan llanamente la belleza de las fábricas, la lúgubre suciedad de esos enormes tentáculos me parece mucho más repugnante, los charcos de agua [...]

De A. Arteta a J. Vigo, pasando por G. Bataille2018-07-27T16:36:50+02:00

Le Roi des Chats

2014-05-30T22:58:45+02:00

Le Roi des Chats, artisan: https://www.youtube.com/watch?v=ek8rO6im5bU

Le Roi des Chats2014-05-30T22:58:45+02:00

El hombre de Lascaux

2018-07-27T16:38:29+02:00

En el principio fue el nacimiento del arte o, si se prefiere, Georges Bataille en la caverna de Lascaux, y al final está la pregunta por el fin del arte o, dicho de otra manera, Jorge Oteiza abandonando la escultura y escribiendo el Quousque tandem…! A principios de los años 40 del pasado siglo, Georges Bataille –«la mejor cabeza pensante de Francia», en palabras de Heidegger–, que por su relación con Picasso había conocido muy de cerca el nacimiento del Guernica, desciende a la cueva de Lascaux y descubre en ella «un arte tan próximo a nosotros que parece abolir el tiempo». Las pinturas de Lascaux no sólo tienen «la lozanía de la juventud», sino que en ellas está contenido todo el repertorio simbólico del Guernica –el [...]

El hombre de Lascaux2018-07-27T16:38:29+02:00

Del reno al Reyno

2018-07-27T16:38:42+02:00

Me sumo a la idea de un museo subterráneo en la Plaza del Castillo. Peor que un parking con la turbia, turbulenta historia de ese parking, no puede resultar. Pero, si se puede fantasear, el museo que a mí gustaría más es uno interactivo —multimedia y multidisciplinar, sí, y abierto, como la Wikipedia: en incesante crecimiento por obra de la libre voluntad de expandir el conocimiento—. Un museo que, en su cronología, fuese del Sapiens a la Speculatrix; del paleolítico a la frenética era de las obras barcinienses; de lo que convencionalmente se ha llamado «la Edad del reno» hasta «las Edades del Reyno». Vamos, un museo que fuese de una edad de oro a otra. Breuil y Bataille —y Oteiza, que los habría leído— situaron la [...]

Del reno al Reyno2018-07-27T16:38:42+02:00
Ir a Arriba