La Naturaleza y Rafael

La Naturaleza, que mientras vivió Rafael temió ser vencida por él, y que cuando el de Urbino murió, temió morir ella también –si hay que creer al cronista Pietro Bembo.