Javier Eder

Artículos

Refresque para ver más imágenes...

Al asalto del cielo (por A. Camus)

22 del 11 de 2014 por eder

«Aquí termina el itinerario sorprendente de Prometeo. Clamando su odio a los dioses y su amor al hombre, se aparta con desprecio de Zeus y viene hacia los mortales para llevarlos al asalto del cielo. Pero los hombres son débiles o cobardes; hay que organizarlos. Les gustan el placer y la felicidad inmediata; hay que enseñarles a rechazar, para engrandecerse, la miel de los días. Así, Prometeo, a su vez, se convierte en maestro que enseña primeramente y luego ordena. La lucha se prolonga todavía y se hace agotadora. Los hombres dudan de que puedan llegar a la ciudad del sol y de si esta ciudad existe. Hay que salvarlos de ellos mismos. El héroe les dice entonces que él conoce la ciudad y que es el único que la conoce. Quienes duden de ello serán arrojados al desierto, clavados a una roca, ofrecidos como pasto a las aves crueles. Los otros marcharán en adelante entre tinieblas, detrás del maestro pensativo y solitario. Prometeo, solo, se ha hecho dios y reina sobre la soledad de los hombres. Pero solamente ha conquistado la soledad y la crueldad de Zeus; no es ya Prorneteo; es César. El verdadero, el eterno Prometea ha tomado ahora el rostro de una de sus víctimas. El mismo grito, salido del fondo de las edades, sigue resonando en el fondo del desierto de Escitia.»

Albert Camus
  París, 1951

 

« Ici s'achève l'itinéraire surprenant de Prométhée. Clamant sa haine des dieux et son amour de l'homme, il se détourne avec mépris de Zeus et vient vers les mortels pour les mener à l'assaut du ciel. Mais les hommes sont faibles, ou lâches ; il faut les organiser. Ils aiment le plaisir et le bonheur immédiat ; il faut leur apprendre à refuser, pour se grandir, le miel des jours. Ainsi, Prométhée, à son tour, devient un maître qui enseigne d'abord, commande ensuite. La lutte se prolonge encore et devient épuisante. Les hommes doutent d'aborder à la cité du soleil et si cette cité existe. Il faut les sauver d'eux-mêmes. Le héros leur dit alors qu'il connaît la cité, et qu'il est seul à la connaître. Ceux qui en doutent seront jetés au désert, cloués à un rocher, offerts en pâture aux oiseaux cruels. Les autres marcheront désormais dans les ténèbres, derrière le maître pensif et solitaire. Prométhée, seul, est devenu dieu et règne sur la solitude des hommes. Mais, de Zeus, il n'a conquis que la solitude et la cruauté ; il n'est plus Prométhée, il est César. Le vrai, l'éternel Prométhée a pris maintenant le visage d'une de ses victimes. Le même cri, venu du fond des âges, retentit toujours au fond du désert de Scythie. »

 

Tomar el cielo por asalto (por V. I. Lenin)

18 del 11 de 2014 por eder

«Desde su exilio en Londres, Marx emprende la tarea de criticar los pasos inmediatos de los parisienses “valientes hasta la locura” y “dispuestos a tomar el cielo por asalto”.
    ¡Oh, cómo se habrían mofado entonces de Marx nuestros actuales sabios “realistas” que, en 1906-1907 se mofan en Rusia del romanticismo revolucionario! ¡Cómo se habría burlado esa gente del materialista, del economista, del enemigo de las utopías que admira el intento de tomar el cielo por asalto! ¡Cuántas lágrimas, cuántas risas condescendientes, cuánta compasión habrían prodigado todos estos filisteos respecto a las tendencias motinescas, utopistas, etc., etc., con motivo de semejante apreciación del movimiento dispuesto a asaltar el cielo!»

I’m a charlatán

18 del 11 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

 

Benjamin dijo una vez que la primera experiencia que el niño tiene del mundo no es que «los adultos sean más fuertes, sino su incapacidad para la magia». La afirmación, hecha bajo el efecto de una dosis de veinte miligramos de mezcalina, no es por eso menos exacta. Es probable, de hecho, que la invencible tristeza en la que se precipitan a veces los niños surja precisamente de esa conciencia de no ser capaces de magia. Aquello que podemos alcanzar a través de nuestros méritos y de nuestras fatigas no puede, en efecto, hacernos verdaderamente felices. Solo la magia puede hacerlo. Lo que no se le escapó al genio infantil de Mozart, quien en una carta a Bullinger señala con precisión la secreta solidaridad entre magia y felicidad: «Vivir bien y vivir feliz son dos cosas distintas, y la segunda sin duda no me sucederá sin algo de magia. Por eso debería ocurrir algo en verdad fuera de lo norrnal».

Los niños, como las criaturas de las fábulas, saben perfectamente que para ser felices hace falta predisponer a nuestro favor al genio de la lámpara, tener en casa el burro que caga monedas o la gallina de los huevos de oro. En cada ocasión, conocer el lugar y la fórmula vale más que afanarse honestamente en alcanzar un objetivo. Magia significa precisamente que nadie puede ser digno de la felicidad; que, como sabían los antiguos, la felicidad que corresponde al hombre es siempre hybris, es siempre arrogancia y exceso. Pero si alguien consigue someter la suerte con el engaño; si su felicidad depende no de aquello que él es sino de una nuez encantada o de un ábrete sésamo, entonces y solo entonces puede en verdad llamársele bienaventurado.

Giorgio Agamben, Profanaciones (en traducción de E. Dobry)

 

Hay otra versión de este texto en: aguroruga

  ·

Asaltar el cielo –storming heaven– (por K. Marx)

17 del 11 de 2014 por eder

«De cualquier manera, la insurrección de París, incluso en el caso de ser aplastada por los lobos, los cerdos y los viles perros de la vieja sociedad, constituye la proeza más heroica de nuestro partido desde la época de la insurrección de junio. Que se compare a estos parisienses, prestos a asaltar el cielo, con los siervos del cielo del sacro Imperio romano germánico-prusiano, con sus mascaradas antediluvianas, que huelen a cuartel, a iglesia, a junkers y, sobre todo, a filisteísmo.»

___

“However that may be, the present rising in Paris – even if it be crushed by the wolves, swine and vile curs of the old society – is the most glorious deed of our Party since the June insurrection in Paris. Compare these Parisians, storming heaven, with the slave to heaven of the German-Prussian Holy Roman Empire, with its posthumous masquerades reeking of the barracks, the Church, cabbage-junkerdom and above all, of the philistine.”

          K. Marx,
Londres, 1871

 

 

Asaltar los cielos (por M. Vázquez Montalbán)

16 del 11 de 2014 por eder

En el prólogo a la edición castellana de Se levantaron antes del alba… (1977), Arthur London, uno de los más carismáticos comunistas depurados por la criba estalinista de la postguerra, explica cómo esa fe iba hacia el resplandor de la revolución y contra el oscurantismo de la reacción fascista de la burguesía:

«El enemigo esta enfrente, era preciso destruirlo porque de ello dependía la suerte de la humanidad. Entonces no teníamos ni el tiempo ni los medios para controlar lo que sucedía a nuestras espaldas. La fe incondicional era uno de los rasgos de nuestra generación. ¿Acaso un revolucionario no debe tener fe? Por supuesto que sí y la fe puede ensalzar a un hombre. Es necesaria para el que cree en la verdad de su combate, le permite realizarse e incluso superarse, le ayuda a ver permanentemente el otro extremo del túnel en lo más profundo de la noche. Sin ella ¿hubiéramos afrontado día a día la muerte en los distintos campos de batalla, en la resistencia, en las cárceles, bajo la tortura y en los campos de exterminio nazi?».

También señala London que esa fe en aquellos años impedía reflexionar sobre las realidades de una revolución inconclusa, de un partido, dice… «que habíamos contribuido a crear y que, progresivamente, se había convertido en una abstracción». Esa fe era especialmente necesaria en tiempos de lucha desde la clandestinidad y era invocada constantemente como la explicación suprema de la cultura de la resistencia, como lo hizo Irene Falcón en el debate con Claudín y Semprún en 1964, cuando citó a Marx: «Los comunistas son capaces de asaltar los cielos».
Asaltar los cielos, he aquí el impulso de Prometeo, un héroe romántico en opinión de Rafael Argullol (El Héroe y el Único), que roba el fuego o el saber a los dioses para dárselo a los hombres. En la cita de Hölderling que justifica este aserto, el poeta ha brindado a los conspiradores románticos del siglo XIX la audacia de dioses enfrentados a los dueños del cielo, traducidos en dueños de la Historia. Incluso los escritores comprometidos de la izquierda del siglo XX serán calificados de prometéicos porque como Camus o Sartre le han robado la palabra al poder para dársela a los justos que luchan por la emancipación humana. Dicen los versos de Hölderlin:

Y asegurado el fuego divino
se burla la porfía, y solo entonces
opta el atrevimiento, despreciando los senderos
mortales y aspirando a ser igual a los dioses
.

Y como premio al esfuerzo de Prometeo:

Al pueblo le suenan sus palabras
Como si vinieran del Olimpo:
Le agradecen
Que haya robado al cielo
La llama de la vida y que
La descubra a los mortales
.

A esa disposición a asaltar los cielos, Teresa Pàmies la llamaría años después «romanticismo militante» […].

 

  Manuel Vázquez Montalbán
                     Barcelona, 2001

Dalí (Ávida Dólar) en Dallas

15 del 11 de 2014 por eder

Dalí en Dallas:

 

Salvador Dalí, Ávida Dólar:

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Chacun cherche son chat

30 del 10 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

 

Salamanca, 1937

29 del 10 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

 

La sombra del Escarmiento

15 del 10 de 2014 por eder

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

28 de julio de 1936: concejal y juez de paz republicano «suicidado» (quemado vivo) en la cárcel de Corella y «batidas de caza» por Monreal y Puente la Reina:

 

Ricardo Campos Ardanaz

Aniceto Rodrigo Aguirre

Tomás Salinas Beorlegui

Juan Barasoain Armendáriz

etc., etc., etc.

 

15 Quai de Conti

13 del 10 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

 

Le-Tan goes to America

12 del 10 de 2014 por eder

 

  · ·

Regent Cinema, 1958

11 del 10 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

 

Memory Lane (tout Modiano en 81 secondes)

10 del 10 de 2014 por eder

Imagen de previsualización de YouTube

  ·

Étonnez-moi, Benoît

9 del 10 de 2014 por eder

Étonnez-moi, Benoît

Imagen de previsualización de YouTube

 

Étonnez-moi, Benoît
marchez sur les mains
avalez des pommes de pin, Benoît
des abricots et des poires
et des lames de rasoir
étonnez-moi …

étonnez-moi, Benoit
faites la grand'roue
le gros méchant loup, Benoît
faites le grand fou
faites les yeux doux
étonnez-moi …

étonnez-moi
car de vous à moi
cela ne peut pas, cela ne peut pas
durer comme ça
car de vous à moi
c'est fou ce qu'on s'ennuie, tu sais

étonnez-moi, Benoît
coupez vous les oreilles
mangez deux ou trois abeilles, Benoît
faites moi le grand soleil
faites sonner le réveil
étonnez-moi …

étonnez-moi, Benoit
jouez de pipeau
accrochez vous aux rideaux, Benoît
attrapez-moi au lasso
et jouez au rodéo
étonnez-moi …

étonnez-moi
car de vous à moi
cela ne peut pas, cela ne peut pas
durer comme ça
car de vous à moi
c'est fou ce qu'on s'ennuie, tu sais.

Text: Patrick Modiano
Musik: Huges de Courson. 1968

 

 

  ·

Winter is coming (Invierno en N.Y. hacia 1928)

26 del 9 de 2014 por eder

Invierno en N.Y. hacia 1928.

Imagen de previsualización de YouTube