Javier Eder

Artículos

Refresque para ver más imágenes...

Holy smoke!

14 del 12 de 2014 por eder

Holy smoke!

Imagen de previsualización de YouTube

 

And remember: more doctors smoke camels:

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

 

 

 

¡Vincenzo, los del desahucio han llegado!

11 del 12 de 2014 por eder

Vincenzo, dove sei? Ci sono quelli dello sfratto!

Imagen de previsualización de YouTube

 

El hombre adecuado, en el momento oportuno

10 del 12 de 2014 por eder

El hombre adecuado, en el momento oportuno, en el lugar justo:

Imagen de previsualización de YouTube

 

«Los del derribo están entrando en su casa»

8 del 12 de 2014 por eder

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El camino que viene de Bresson

6 del 12 de 2014 por eder

 

Un cargo de conciencia de mr. Welles

4 del 12 de 2014 por eder

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Aquí yace Rafael…

2 del 12 de 2014 por eder

«Aquí yace Rafael, por el que en vida la naturaleza temió ser vencida, y que al morir él, también temió morir ella.»

«Ille hic est Raphael timvit qvo sospite vinci Rervm magna parens et moriente mori.»

Imagen de previsualización de YouTube

 

Raffaello Sanzio (Urbino, 6 de abril de 1483 – Roma, 7 de abril de 1520)

 

En territorio hippie hacia 1970

2 del 12 de 2014 por eder

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Like a bird on the wire,
Like a drunk in a midnight choir
I have tried in my way to be free.
Like a worm on a hook,
Like a knight from some old fashioned book
I have saved all my sorrows for thee.
If I, if I have been unkind,
I hope that you can just let it go by.
If I, if I have been untrue
I hope you know it was never to you.

Like a baby, stillborn,
Like a beast with his horn
I have torn everyone who reached out for me.
But I swear by this song
And by all that I have done wrong
I will make it all up to thee.
I saw a beggar leaning on his wooden crutch,
He said to me, "You must not ask for so much."
And a pretty woman leaning in her darkened door,
She cried to me, "Hey, why not ask for some more?"

Like a bird on the wire,
Like a drunk in a midnight choir

have tried in my way to be free.

 

El león cartomántico

1 del 12 de 2014 por eder

El león cartomántico: el bicho más terrible de la selva, con medio cuerpo de hombre, medio cuerpo de cartón:

Imagen de previsualización de YouTube

 

La cinefilia con Franco (aquel cinéfilo)

29 del 11 de 2014 por eder

Roma, città aperta:

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Hitler tipógrafo

24 del 11 de 2014 por eder

 

«Por orden del Führer, anuncio lo siguiente para su general conocimiento:
Es un error referirse a la llamada letra gótica como una tipografía germánica. En realidad, la vulgarmente conocida como letra gótica es un degenerado tipo de letra judía. Al apropiarse de los periódicos alemanes, los judíos también se hicieron con las prensas con las que imprimieron libros en los que introdujeron el fuerte influjo de las tipografías degeneradas.
Hoy el Führer, tras deliberar con el Secretario de Prensa y el encargado de las Ediciones del Reich, ha decidido que el tipo romano Antiqua ha de ser de aquí en adelante la letra oficial. Gradualmente, todas las publicaciones han de adoptar esta tipografía. Tal cosa ha de llevarse a efecto lo antes posible en los manuales escolares. Solo la letra oficial debe verse en las poblaciones y escuelas primarias.
El uso de degeneradas tipografías judías por parte de las autoridades en certificados o notificaciones oficiales, así como en la señalización callejera, debe cesar para dejar paso a la tipografía oficial.
Por orden del Führer, el Secretario de Prensa implantará de inmediato la tipografía oficial en aquellos periódicos y revistas que circulen por el extranjero o cuya circulación exterior sea deseable.

Martin Bormann,
Obersalzber, a 3 de enero de 1941»

 

Antes:

 

 

Después:

 

 

Colofón:

(En algún remoto club de Sudamérica: «Don Martín Bormann, le llaman por teléfono».)

Imagen de previsualización de YouTube

 

Al asalto del cielo (por A. Camus)

22 del 11 de 2014 por eder

«Aquí termina el itinerario sorprendente de Prometeo. Clamando su odio a los dioses y su amor al hombre, se aparta con desprecio de Zeus y viene hacia los mortales para llevarlos al asalto del cielo. Pero los hombres son débiles o cobardes; hay que organizarlos. Les gustan el placer y la felicidad inmediata; hay que enseñarles a rechazar, para engrandecerse, la miel de los días. Así, Prometeo, a su vez, se convierte en maestro que enseña primeramente y luego ordena. La lucha se prolonga todavía y se hace agotadora. Los hombres dudan de que puedan llegar a la ciudad del sol y de si esta ciudad existe. Hay que salvarlos de ellos mismos. El héroe les dice entonces que él conoce la ciudad y que es el único que la conoce. Quienes duden de ello serán arrojados al desierto, clavados a una roca, ofrecidos como pasto a las aves crueles. Los otros marcharán en adelante entre tinieblas, detrás del maestro pensativo y solitario. Prometeo, solo, se ha hecho dios y reina sobre la soledad de los hombres. Pero solamente ha conquistado la soledad y la crueldad de Zeus; no es ya Prometeo; es César. El verdadero, el eterno Prometea ha tomado ahora el rostro de una de sus víctimas. El mismo grito, salido del fondo de las edades, sigue resonando en el fondo del desierto de Escitia.»

Albert Camus
  París, 1951

 

« Ici s'achève l'itinéraire surprenant de Prométhée. Clamant sa haine des dieux et son amour de l'homme, il se détourne avec mépris de Zeus et vient vers les mortels pour les mener à l'assaut du ciel. Mais les hommes sont faibles, ou lâches ; il faut les organiser. Ils aiment le plaisir et le bonheur immédiat ; il faut leur apprendre à refuser, pour se grandir, le miel des jours. Ainsi, Prométhée, à son tour, devient un maître qui enseigne d'abord, commande ensuite. La lutte se prolonge encore et devient épuisante. Les hommes doutent d'aborder à la cité du soleil et si cette cité existe. Il faut les sauver d'eux-mêmes. Le héros leur dit alors qu'il connaît la cité, et qu'il est seul à la connaître. Ceux qui en doutent seront jetés au désert, cloués à un rocher, offerts en pâture aux oiseaux cruels. Les autres marcheront désormais dans les ténèbres, derrière le maître pensif et solitaire. Prométhée, seul, est devenu dieu et règne sur la solitude des hommes. Mais, de Zeus, il n'a conquis que la solitude et la cruauté ; il n'est plus Prométhée, il est César. Le vrai, l'éternel Prométhée a pris maintenant le visage d'une de ses victimes. Le même cri, venu du fond des âges, retentit toujours au fond du désert de Scythie. »

 

Tomar el cielo por asalto (por V. I. Lenin)

18 del 11 de 2014 por eder

«Desde su exilio en Londres, Marx emprende la tarea de criticar los pasos inmediatos de los parisienses “valientes hasta la locura” y “dispuestos a tomar el cielo por asalto”.
    ¡Oh, cómo se habrían mofado entonces de Marx nuestros actuales sabios “realistas” que, en 1906-1907 se mofan en Rusia del romanticismo revolucionario! ¡Cómo se habría burlado esa gente del materialista, del economista, del enemigo de las utopías que admira el intento de tomar el cielo por asalto! ¡Cuántas lágrimas, cuántas risas condescendientes, cuánta compasión habrían prodigado todos estos filisteos respecto a las tendencias motinescas, utopistas, etc., etc., con motivo de semejante apreciación del movimiento dispuesto a asaltar el cielo!»

Asaltar el cielo –storming heaven– (por K. Marx)

17 del 11 de 2014 por eder

«De cualquier manera, la insurrección de París, incluso en el caso de ser aplastada por los lobos, los cerdos y los viles perros de la vieja sociedad, constituye la proeza más heroica de nuestro partido desde la época de la insurrección de junio. Que se compare a estos parisienses, prestos a asaltar el cielo, con los siervos del cielo del sacro Imperio romano germánico-prusiano, con sus mascaradas antediluvianas, que huelen a cuartel, a iglesia, a junkers y, sobre todo, a filisteísmo.»

___

“However that may be, the present rising in Paris – even if it be crushed by the wolves, swine and vile curs of the old society – is the most glorious deed of our Party since the June insurrection in Paris. Compare these Parisians, storming heaven, with the slave to heaven of the German-Prussian Holy Roman Empire, with its posthumous masquerades reeking of the barracks, the Church, cabbage-junkerdom and above all, of the philistine.”

          K. Marx,
Londres, 1871

 

 

Asaltar los cielos (por M. Vázquez Montalbán)

16 del 11 de 2014 por eder

En el prólogo a la edición castellana de Se levantaron antes del alba… (1977), Arthur London, uno de los más carismáticos comunistas depurados por la criba estalinista de la postguerra, explica cómo esa fe iba hacia el resplandor de la revolución y contra el oscurantismo de la reacción fascista de la burguesía:

«El enemigo esta enfrente, era preciso destruirlo porque de ello dependía la suerte de la humanidad. Entonces no teníamos ni el tiempo ni los medios para controlar lo que sucedía a nuestras espaldas. La fe incondicional era uno de los rasgos de nuestra generación. ¿Acaso un revolucionario no debe tener fe? Por supuesto que sí y la fe puede ensalzar a un hombre. Es necesaria para el que cree en la verdad de su combate, le permite realizarse e incluso superarse, le ayuda a ver permanentemente el otro extremo del túnel en lo más profundo de la noche. Sin ella ¿hubiéramos afrontado día a día la muerte en los distintos campos de batalla, en la resistencia, en las cárceles, bajo la tortura y en los campos de exterminio nazi?».

También señala London que esa fe en aquellos años impedía reflexionar sobre las realidades de una revolución inconclusa, de un partido, dice… «que habíamos contribuido a crear y que, progresivamente, se había convertido en una abstracción». Esa fe era especialmente necesaria en tiempos de lucha desde la clandestinidad y era invocada constantemente como la explicación suprema de la cultura de la resistencia, como lo hizo Irene Falcón en el debate con Claudín y Semprún en 1964, cuando citó a Marx: «Los comunistas son capaces de asaltar los cielos».
Asaltar los cielos, he aquí el impulso de Prometeo, un héroe romántico en opinión de Rafael Argullol (El Héroe y el Único), que roba el fuego o el saber a los dioses para dárselo a los hombres. En la cita de Hölderling que justifica este aserto, el poeta ha brindado a los conspiradores románticos del siglo XIX la audacia de dioses enfrentados a los dueños del cielo, traducidos en dueños de la Historia. Incluso los escritores comprometidos de la izquierda del siglo XX serán calificados de prometéicos porque como Camus o Sartre le han robado la palabra al poder para dársela a los justos que luchan por la emancipación humana. Dicen los versos de Hölderlin:

Y asegurado el fuego divino
se burla la porfía, y solo entonces
opta el atrevimiento, despreciando los senderos
mortales y aspirando a ser igual a los dioses
.

Y como premio al esfuerzo de Prometeo:

Al pueblo le suenan sus palabras
Como si vinieran del Olimpo:
Le agradecen
Que haya robado al cielo
La llama de la vida y que
La descubra a los mortales
.

A esa disposición a asaltar los cielos, Teresa Pàmies la llamaría años después «romanticismo militante» […].

 

  Manuel Vázquez Montalbán
                     Barcelona, 2001